Las averías más frecuentes en el aire acondicionado
  • 27 abril, 2017

Las averías más frecuentes en el aire acondicionado

Aunque estemos en plena primavera, el verano está a la vuelta de la esquina, sobre todo, en zonas geográficas como la nuestra donde el calor intenso se hace notar incluso mucho antes de que llegue la estación estival. De hecho, seguro que ya has activado en alguna ocasión el aire acondicionado de tu coche. En este anticipo es cuando muchos descubren que algo no marcha bien y acuden a nuestro taller en Sevilla para que diagnostiquemos el alcance de su avería. Por ello, desde Victoriano Peláez queremos hablar en esta ocasión de las averías más frecuentes en el sistema del aire acondicionado.

Funcionamiento

Básicamente, el sistema del aire acondicionado basa su funcionamiento en la transformación, mediante un proceso químico, de un gas a través de una serie de conductos en un líquido que se encarga de enfriar el aire que le llega y que finalmente se introducirá en la cabina del vehículo.  Si este aire que llega al interior del coche no es lo suficientemente (o nada) frío es que existe uno de estos dos problemas: o no hay gas o no llega el aire al sistema. Precisamente por ello, es fundamental realizar un buen mantenimiento de este sistema activándolo incluso durante el invierno para evitar la obstrucción de los conductos y la aparición de humedad y, por consiguiente, de moho y bacterias. Estos últimos elementos son los que provocan el mal olor que muchas veces apreciamos al entrar en algunos coches.

Averías comunes

Durante los meses de verano en torno a un 35% de las averías que atendemos en nuestro taller en Sevilla están relacionadas con fallos en el aire acondicionado. Muchas de ellas podrían haberse evitado con pequeños hábitos de buena conducción como no dar golpes en la parte delantera de nuestro coche durante la circulación o aparcamiento, ya que, precisamente, estos golpes pueden dañar esa zona donde está colocado el condensador, elemento clave del sistema de aire acondicionado, que puede verse afectado y cuya reparación o sustitución puede suponer un desembolso importante.

Pero las averías más comunes son las derivadas de la porosidad de los conductos producidas, generalmente, como consecuencia del paso del tiempo. Ello conlleva que el gas se escape antes de llegar al sistema. Por otro lado, puede ocurrir simplemente que el gas se haya consumido, por lo que con una simple recarga será suficiente.  Otras averías (mucho más costosas) son las fugas de gas o aceite en el compresor.

La calidad del aire

Además, para un buen rendimiento del sistema de aire acondicionado es recomendable cambiar el filtro del habitáculo cada 15.000 kilómetro o una vez al año, al menos. Este componente se encarga de filtrar el aire que del exterior entra en el interior del coche, por lo que es preciso mantenerlo en buen estado por motivos de salud (especialmente para las personas alérgicas o con problemas de asma). Si conduces habitualmente por calzadas rurales o sucias, deberías comprobar su estado más de una vez.

¡Recuerda! Estamos a tu disposición para

DÉJANOS UN MENSAJE