Diferencias entre un motor diésel y uno de gasolina
  • 7 marzo, 2018

Diferencias entre un motor diésel y uno de gasolina

Esta solía ser una de las preguntas más habituales a la hora de comprar un coche. A simple vista podemos pensar que son muy similares, pero tienen muchas diferencias. En este artículo veremos en qué se distinguen y cuáles son las características de cada uno.

Ambos motores cuentan con piezas que cumplen las mismas funciones, como por ejemplo el cigüeñal, los pistones, el árbol de levas o las válvulas de admisión y escape, entre otros. También, ambos pasan por un ciclo de cuatro fases: el proceso de admisión, compresión, combustión y escape.

Motor de gasolina

También se le conoce como motor de explosión. Estamos ante un tipo de combustión interna por el que se consigue energía mecánica a partir de la energía química de un combustible. Una chispa provoca la explosión del combustible, lo cual provoca la expansión del gas, consiguiendo el movimiento del pistón.

Entre sus ventajas, podemos destacar que producen un menor ruido, son más ligeros, consiguen una mayor velocidad final y sus reparaciones son menos complejas y económicas, por lo que las visitas a un taller mecánico serán más frecuentes. En cuanto a sus inconvenientes, tienen una menor fuerza en baja velocidad y consumen y contaminan más.

Sus piezas son menos resistentes que los de diésel ya que no necesitan alcanzar una temperatura tan alta como ellos.

Motor diésel

Se trata de un motor térmico, pues transforma el calor en energía mecánica con el gradiente de temperatura entre una fuente y un sumidero de calor. Disponen de combustión interna, consiguiendo energía mecánica con la energía química de un combustible.

Las ventajas que presentan son una mayor resistencia, una mayor fuerza a baja velocidad y un mejor rendimiento al combustible. Su combustible es menos costosos y menos contaminante. Entre sus desventajas, encontramos que produce más ruido y que el coste de mantenimiento es mayor (alrededor de un 20-25% más). Esto se debe a que requiere de un tratado especial al ser un sistema más complejo.

Los motores de diésel son más robustos y pesados que los de gasolina, ya que se someten a grandes presiones para alcanzar temperaturas más altas. Por esta razón también su límite de revoluciones es inferior, por el peso de sus elementos internos.

Al contrario que los de gasolina, los motores diésel utilizan gasóleo o gasoil.

¿Y si nos confundimos y echamos diésel en un motor de gasolina?

Si echamos diésel en un motor de gasolina, el vehículo se detendrá cuando la gasolina se termine pues este motor no puede generar la temperatura que necesita el diésel para quemar. Lo más problemático es que, como el coche no podrá procesar el combustible, habrá que extraerlo manualmente, lo cual no suele ser barato.

En nuestro día a día como taller en Sevilla sabemos que esta suele ser una duda bastante habitual y esperamos que haya quedado resuelta.

DÉJANOS UN MENSAJE