La importancia de controlar el estado del líquido de frenos
  • 26 octubre, 2015
  • 4194
  • 0

La importancia de controlar el estado del líquido de frenos

¿Para qué sirve el líquido de freno? La “fuerza de frenado” se transmite a través de un líquido en el interior del circuito hidráulico (el líquido de freno). Al ser los líquidos no comprimibles, la fuerza se transmite de forma instantánea y sin pérdida alguna hacia las pastillas que “se aprietan” sobre el disco de freno.

Al frenar, el rozamiento de las pastillas contra los discos puede generar un aumento de la temperatura de varios cientos de grados. Cuando el freno se acciona con frecuencia, este calor se transmite inevitablemente al conjunto del circuito y deteriora el líquido de freno. A pesar de su composición, el líquido de freno absorbe la humedad que contiene el aire, lo que reduce el punto de ebullición en proporciones importantes: de 230° C a 165° C con sólo un 3% de agua.

En tal caso, al dar un frenazo, como el líquido de freno está en ebullición hay gases comprimidos mezclados en el líquido, y los frenos corren el riesgo de no responder, ya que el pedal está pisado a fondo.

Por lo tanto es indispensable controlar regularmente, al menos una vez cada 2 años, el estado del líquido de freno.

Talleres Victoriano Peláez controla gratuitamente el estado del líquido de freno con herramientas especializadas. No basta con un simple control de nivel: confíe sus frenos a los especialistas de tu taller en Sevilla.

DÉJANOS UN MENSAJE