La importancia del escape y catalizador
  • 4 marzo, 2016

La importancia del escape y catalizador

El sistema de escape de un coche convencional cumple una doble función en beneficio del medio ambiente: por un lado, reduce la emisión de gases contaminantes al exterior, mientras que por otro, impide que el coche haga un excesivo ruido al realizar dicha expulsión.

El deterioro de este sistema no se puede evitar, pues el paso del tiempo y la dureza de la tarea que realiza inciden directamente en ello. Además, conducir bastante en territorio urbano y por calzadas irregulares son otros factores que también afectan decisivamente.

Los síntomas habituales que manifiestan la aparición de desperfectos en este lugar de nuestro automóvil son la aparición de fugas o corrosiones por descenso de potencia en el motor o el aumento del consumo de lubricante. En este sentido, muchos fabricantes del sector señalan que circular con escapes o catalizadores deteriorados puede incrementar el riesgo de incendio del coche y producir asfixias e intoxicaciones en espacios sin ventilación.

Por su parte, los catalizadores (una de las piezas robadas más frecuentes en coches) tienen una vida útil limitada, por ello, es más que recomendable visitar tu taller mecánico de confianza para revisarlos a partir de 60.000 kilómetros. No obstante, si se desea prolongar su correcta conservación todo lo posible, es aconsejable no subir el vehículo a bordillos y calentar el coche al ralentí durante un par de minutos antes de emprender la marcha.

DÉJANOS UN MENSAJE