Así afectará la primavera a tu coche
  • 8 marzo, 2019

Así afectará la primavera a tu coche

La llegada de la primavera está a la vuelta de la esquina. Aunque este año su llegada parece haberse adelantado en cuanto a lo climatológico, lo cierto es que próximamente el cambio de temperaturas se hará más evidente y, con ello, llegarán una serie de aspectos que afectarán, en mayor o menor, medida a tu coche.

Desde nuestra experiencia como taller en Sevilla, lo primero que debemos advertir es la especial incidencia que tiene esta nueva época para los alérgicos, pues los síntomas serán mucho más agresivos, algo que puede tener importantes consecuencias durante la conducción. Así, no es descabellado pensar en un posible ataque de estornudos al volante o en padecer algunos efectos secundarios de la medicación como el aumento de la somnolencia. Ambas situaciones suponen riesgos considerables que hay que tener en cuenta, pues en el caso del primer escenario el conductor puede distraerse de la carretera por un periodo de 15 segundos.

Por otro lado, como es recomendable al llegar una nueva estación, es conveniente revisar la presión de los neumáticos para adaptarla a las nuevas temperaturas. Recuerda que circular con unos parámetros adecuados te ayudará a prolongar la vida útil de las cubiertas y a ahorrar combustible, pues la resistencia de la banda de rodadura estará en unos niveles correctos, con lo que el impulso del coche se encontrará con menos obstáculos y, por tanto, no requerirá de una energía extra para circular.

Otro elemento al que hay que prestar atención es el filtro del habitáculo o anti-polen, cuya principal función es la de evitar que la contaminación acceda al interior del vehículo y, especialmente, al sistema de climatización. Lógicamente, esta operación es más que recomendada para personas con problemas de alergia. Habitualmente, debe realizarse una vez al año.

En primavera, con la llegada de temperaturas más suaves y algunos días de vacaciones, es posible que programes alguna escapada. Si ese es tu plan, recuerda revisar, visualmente o en tu taller mecánico de confianza, tu coche para evitar que una avería te impida llegar a tu destino. No hay que olvidar que el invierno es una época que pone a prueba la salud de los vehículos, por eso, es posible que componentes como la batería o los frenos puedan sufrir un desgaste superior al habitual.

También la carrocería puede sufrir los efectos de la primavera, como por ejemplo, el impacto de los insectos que comienzan a desarrollarse en este tiempo y de excrementos de las aves que regresan a juguetear en los árboles floridos. También la arena de la playa puede dañar la pintura de tu coche. Para retirar todos estos elementos no hay nada mejor que retirarlos lo antes posible con agua y, a ser posible, limpiar a mano la capa exterior del coche. Además, el calor también contribuirá a aumentar la corrosión de aquellos daños como grietas o rozaduras.

Por último, también es durante las primeras semanas de la primavera cuando se comienza a utilizar por primera vez el sistema de aire acondicionado, aunque siempre se recomienda haberlo activado durante los meses de frío. Por eso, si notas que tu coche no enfría como el año pasado, es conveniente acudir a un mecánico profesional para que revise si necesita una recarga de gas y, sobre todo, si elementos como el compresor o el sistema en general presentan algún daño (fugas…) y requieren alguna reparación.

DÉJANOS UN MENSAJE