5 consejos para mantener tus frenos en buen estado
  • 23 febrero, 2021

5 consejos para mantener tus frenos en buen estado

Los frenos de tu coche son uno de los pilares en tu seguridad al volante y la de quienes te acompañan. Que los frenos respondan de manera óptima puede ser la clave que marque la diferencia en una emergencia y evite una situación con graves consecuencias.

Por eso, como taller mecánico en Sevilla, reafirmamos la importancia de llevar a cabo un buen mantenimiento y conservarlos siempre en perfecto estado.

Sin embargo es bastante habitual que, en muchos vehículos, esto no sea así. Actualmente, un gran número de coches que circulan por las carreteras españolas tienen sus frenos en unas condiciones poco adecuadas.

De hecho, en torno al 25% de los vehículos que suspenden la ITV lo hacen por defectos en el sistema de frenos.

Por suerte, como conductor/a, tienes en tus manos la posibilidad de garantizar para tu coche unos frenos en buen estado que rindan eficientemente en los momentos en los que más los necesites.

A continuación, te dejamos unos consejos sencillos y que puede llevar a cabo cualquier persona, que te permitirán cuidar de tus frenos y evitar que se desgasten de forma acelerada.

Practica una conducción suave y eficiente

Las personas que conducen de manera agresiva, a menudo frenan en el último momento y bruscamente. Esta práctica somete a los frenos a mayor esfuerzo, con la consecuencia de un mayor desgaste que acortará la vida útil de las pastillas y los discos.

Trata de conducir siempre suavemente, evitando frenadas repentinas siempre que sea posible. Frena de manera progresiva y, cuando puedas, haz uso del freno motor.

Presta atención a las vibraciones

Aunque puede deberse a un desequilibrio de las ruedas, si notas vibraciones al pisar el pedal de freno puede ser un síntoma de pastillas o disco de freno en mal estado.

En este caso, lo mejor será llevar el coche a un taller en el que determinen cuál es la causa de las vibraciones y les pongan solución antes de que el problema pueda ir a más.

¿Notas el pedal demasiado duro o demasiado blando?

Es un mal síntoma, que también deberías resolver en un taller. Si el pedal se vuelve muy duro, es probable que estén dañadas las pastillas o los discos de freno, o bien haya algún problema con un elemento llamado servofreno.

En cambio, si lo notas excesivamente blando, puede deberse a un excesivo desgaste de las pastillas o a que el líquido de frenos se encuentra en mal estado y hay que sustituirlo.

Revisa tu coche y renueva los frenos cuando toque

Es recomendable que, cuando vayas al taller para cualquier servicio o reparación, aproveches para hacer una revisión de los frenos en la que se determine el estado de sus componentes.

Igualmente es importante tomar nota del kilometraje que tienen estos componentes y saber cuándo hay que cambiarlos. Si tus pastillas tienen ya más de 20.000 kilómetros, por seguridad, lo mejor es que las sustituyas por unas nuevas.

Apuesta por discos y pastillas de calidad

Cuando está en juego algo tan importante, no merece la pena ahorrar unos euros sacrificando tu seguridad. Estos componentes te van a acompañar durante miles de kilómetros y es muy distinto recorrerlos con unos frenos seguros y de calidad que hacerlo con componentes de menor calidad.

Siempre que adquieras unos discos y pastillas de frenos nuevos, asegúrate de que están homologadas y, siempre que sea posible, hazlo con el asesoramiento de especialistas.

 

DÉJANOS UN MENSAJE

Open chat